jueves, 3 de septiembre de 2015

Mi tiempo...















Y fué mi tiempo
¡Qué es lo propio,
Qué lo ajeno?

Era yo la que admiraba
Era un sentir mío

Fue mi tiempo
Añorado 
Maestro

Era una vasija
Subterránea
dónde los cristales
suprimían
esa sensibilidad
vestida
de juventud

Era la franqueza
ante el olvido
Era mi eterna
manía
de jugar
batallas
vencidas

Nora E. D'Agostino Lugones