Mostrando entradas con la etiqueta Serguéi Rajmáninov. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Serguéi Rajmáninov. Mostrar todas las entradas

lunes, 14 de diciembre de 2015

Bohemia nocturna


Cómo senda de viento
Pasos-rastros-astros
Aligeran la ausencia
Se escapó la luna
Velando migas desnudas
Vacío sombra
De una espesura
Cómo paloma
Que despierta
Un exilio
Que atraviesa
La morada
De un sueño
Que escapa lo transitable
De mirar un instante
El silencio : sus confesiones


Nora E. D’Agostino Lugones



viernes, 28 de agosto de 2015

Tarde





Son los rastros prófugos de la tarde
A cada hora/ hora del descanso
Muere la sed en una lágrima
El silencio que solapa mis pisadas
Tal vez he caído
Tal vez he creído mirar
Mirar un cielo de paz


Nora E. D’Agostino Lugones

martes, 18 de agosto de 2015

La Isla de Los Muertos



Isla rocosa del Silencio
Hilos de Gritos Encarillan 
Tu barca hacia lo Desconocido
Percepción de la Muerte
Barquero de Hades Navegas
en las Sombras De lo Blanco
Guardián de Almas
Atraviesas el Río de la Repulsión
De la Verdad
Tonalidades que Franquean El Vacío
Del Otro Lado
La Culpa
La Muralla del Duelo
Del Otro Lado
El fondo 
El Pasaje al Reverso Inefable
De La Vida

Nora E. D'Agostino Lugones

viernes, 14 de agosto de 2015

Poema Caverna enriquecido por Carlos Monti


Yo veo un fuego en la caverna, una realidad infinita un nacer bajo el concepto de tu mirada, Un mundo que a veces no me acompaña. Una habitación de sentidos que fluye inmutable dónde mora una forma natural de sed de espejos rotos de cuerpos latentes,

Nora E. D'Agostino Lugones

jueves, 13 de agosto de 2015

Fantasía





















En el
Mundo de Magia
La transmutación
Más perfecta me rozó
Toco la niña
De fantasías
Que anheló
Un tono desesperado
De Ausencia
La pieza más sublime
De este sueño
Los rasgos, tonos
Del primer amor
La música
Que olvidó
Que transformó
El crepúsculo
Encantado
De la que fuí
De la que soy

Nora E. D'Agostino Lugones

viernes, 7 de agosto de 2015

A un amigo


“con quien es posible compartir la fiesta que sobrevino a las privaciones, la alegría ante el renacer, la esperanza en el futuro de las aventuras próximas, los fines que vuelven a ser accesibles y en los que es válido creer”. Nietzsche La gaya ciencia , 1882 



Un día la eternidad de la belleza descubrió mi pan , mi guerra. La natural mirada encontró ese momento fugaz en el silencio de nuestras almas. La música cómo sonido llevo el canto próximo, a la intimidad del destino, de nuestras diferencias. Sentí con mis  ojos lo que tú me dabas, y fuí a buscarme.
No hay fragmento, si existimos.
El tiempo del consenso es esencial cuándo otra  historia hace reflexionar.
Nuestra juventud eterna para cantar la fe de creer que existe algo más allá de la soledad, lo que ahuyenta la locura, el egoísmo sin temor a dar. Un diálogo verdadero cuando se halla piedad.
Profunda inercia que impulsa el tiempo cuando el yo es ajeno. Fuego común que derrama nuestra extrañeza
Reflejo luminario de vuelo, de sencillez cuando se siente humano

Nora E. D'Agostino Lugones


miércoles, 5 de agosto de 2015

Demonios


Que asolen los demonios
Que no duerma esta debilidad
Que corre en sueños
Ofrezco mi carne al lado más perverso
De la ausencia
Cada sueño de locura
Se articula en esta tentación
Que arde a misterio
No levantaré murallas!
Para callar.

Serás la forma más poseída
De mi ritual.

Nora E. D’Agostino Lugones